Introducción

Photo by rawpixel.com from freepik.com
Photo by rawpixel.com from freepik.com

En la actualidad, el modelo económico lineal -tomar, fabricar, eliminar- ha llegado a sus límites y la crisis de Covid-19 ha puesto de manifiesto la fragilidad de este modelo.

Además de las dificultades de la cadena de suministro, tiene graves consecuencias para el medio ambiente, ya que las etapas de producción generan emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global. Este consumo masivo genera un aumento significativo del volumen de residuos que hay que tratar y que no son reciclados por los consumidores finales.

Según un estudio reciente, el 30% de todos los alimentos producidos no llegan al plato y los ciudadanos de la UE desperdician más de 17.000 millones de kilos de frutas y verduras frescas al año. Esto representa unos 35,3 kg de residuos por persona y año.* Difícil de creer, ¿verdad?

Pongámoslo ahora en perspectiva con la relación 30/70: el sistema industrial produce el 30% de los alimentos, pero utiliza el 70% de los recursos. En cambio, el sistema campesino produce el 70% de los alimentos y utiliza sólo el 30% de los recursos**.

La economía circular es la respuesta adecuada y tiene en cuenta todas las etapas del ciclo de vida de un producto. Basada en el ecodiseño y el consumo eco-responsable, representa la mejor manera de afrontar los retos del mañana en la industria alimentaria.

 

 

European Commission (2018). EU households waste over 17 billion kg of fresh fruit and vegetables a year.

** Nick Jeffries (2018). A circular economy for food: 5 case studies.

Tarea

Photo by jcomp from freepik.com
Photo by jcomp from freepik.com

Antes de sumarse a la economía circular, es importante que conozcamos la esencia del modelo y los beneficios que obtendremos de él. Remitámonos a la definición de la Fundación Ellen MacArthur: "Una economía circular pretende redefinir el crecimiento, centrándose en los beneficios positivos para toda la sociedad. Se basa en tres principios: diseñar la eliminación de los residuos y la contaminación, mantener los productos y materiales en uso y regenerar los sistemas naturales".

Los beneficios para la industria alimentaria son múltiples. He aquí algunos ejemplos:

  • productores: mayor remuneración gracias a la eliminación de intermediarios
  • consumidores: mejor trazabilidad y productos locales de temporada a un precio asequible
  • empresas: mejor reputación, menores costes operativos y nuevas oportunidades de negocio
  • medio ambiente: reducción de la huella de carbono, menos residuos alimentarios y más reciclaje
  • empleo: creación de puestos de trabajo, especialmente en las zonas rurales
  • social: comunicación más directa entre productores y consumidores, fidelización y confianza

Convertirse en una empresa verdaderamente circular puede parecerle complicado a primera vista, pero sólo tiene que seguir algunos pasos básicos para establecer y pilotar con éxito un enfoque de economía circular. Prepárese y vaya a por ello.

 

 


The Ellen MacArthur Foundation

Proceso

En la sección de recursos encontrará enlaces y vídeos muy útiles para familiarizarse con la economía circular y sus múltiples beneficios.

Para los más curiosos, les recomendamos que se pasen por el "Atlas del Desperdicio de Alimentos" -herramienta online de libre acceso- donde encontrarán muchos datos sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos a nivel mundial como consecuencia de la economía lineal.

¡Hagamos los deberes! Le invitamos a leer el siguiente documento "Prácticas empresariales locales de economía circular" * para comprender mejor las prácticas y acciones necesarias para pasar a la economía circular.

Después de este trabajo teórico, es el momento de pasar a la acción. Anota todas tus ideas sobre cómo situar tu negocio de cestas de la compra en la economía circular y presta atención a las categorías más relevantes, por ejemplo

  • Gestión del personal
  • Redes
  • Gestión de residuos
  • etc.
     

 

Plant Chicago 

 

Conclusión

Aplicar un enfoque de economía circular puede parecer un reto, pero hay que pensar de forma global y contemplar el proceso en su conjunto. Este cambio le dará una palanca competitiva que situará su actividad en el mundo del mañana. Además, el cambio hacia lo circular también te permitirá adquirir competencias como la ética o la mejor gestión de los recursos, que son fundamentales para los jóvenes empresarios que quieren estar a la altura de los retos actuales.

Para más información, le invitamos a visitar el sitio web de la Ellen MacArthur Foundation, donde encontrará mucha información adicional.

Resultados del aprendizaje

Área de competencia 1: IDEAS Y OPORTUNIDADES
  • 1.15) Puedo aplicar el pensamiento ético a los procesos de consumo y producción.
  • 1.17) Puedo identificar el impacto que el aprovechamiento de las oportunidades tendrá en mí y en mi equipo, en el grupo objetivo y en la comunidad circundante.
Área de competencia 2: RECURSOS
  • 2.11) Puedo discutir los principios de la economía circular y la eficiencia de los recursos.
Área de competencia 3: EN ACCIÓN
  • 3.3) Afronto activamente los retos, resuelvo los problemas y aprovecho las oportunidades para crear valor.
  • 3.21) Puedo reflexionar sobre mi interacción con los demás (incluidos los compañeros y los mentores) y aprender de ella.